jueves, octubre 01, 2015

Los 7 Pecados Capitales del Escritor

    Pecado es lo que se supone que uno no debería hacer, se trata de lo malo e incorrecto. Estos defectos y faltas son inherentes al humano por nuestra imperfección. Ahora, el llamado pecado capital o vicio capital simboliza, desde las primeras enseñanzas de la religión cristiana, a los pecados principales que dan origen a los demás pecados.

    Así, y ambientándolo al mundo literario, tenemos los siete pecados capitales de un escritor. Y he de aclarar que esta lista es de mi autoridad y que me basé en mi propia opinión.

          1-. Horrografía: La ortografía mutada en el horror. Yo sé que a todos se nos escapan errores de ortografía menores, a veces unos más notables que otros pero nada que no se corrija en cinco minutos. El problema surge cuando el escrito tiene fallas que no tienen excusa y más de una vez en el mismo texto.

        Hablo de que los programas para escribir y páginas web tienen palabras básicas o un diccionario estándar integrados y al notar errores los corrige o marca con rojo. Pero por pura casualidad la persona no se dio cuenta de que todo su texto está subrayado con rojo. Yo también he cometido horrores ortográficos, pero al menos hago caso cuando el Word o el bloque de notas me dicen que hay algo malo. Quitando el hecho de que a veces subraya algo que sí está bien o no subraya algo que evidentemente está mal.

      Chicos y chicas, prestemos atención. La buena ortografía le da una presentación adecuada, seriedad y fuerza al escrito, si no la tiene será incompleto por mucho.

          2-. Abreviaciones y palabras en inglés: Anglicismos. Lo pongo así, si el personaje no usa el vocabulario con frecuencia o no tiene la nacionalidad angloparlante así como una fuerte influencia del mismo, que nunca aparezca diciendo frases extrañas sin motivo aparente. Y sonará mal, pero es feo y poco agraciado leer “fue tan gracioso, LOL” o “Mengano exclamó nervioso: ¡Fulana, no lo hagás por favor! ¡Oh my God!”. No hablamos abreviaciones inglesas, sino español, así que al menos en nuestros escritos habrá que evitar estos pequeños detalles y lo digo porque también he cometido ese error aquí diciendo post en vez de publicación, entrada o hilo.

             Detalle: Si uno o dos personajes ya hablan así porque les dio la gana, lo hacen. Sin embargo hay que evitarlo en la narración y que los demás personajes lo utilicen como parte completa del lenguaje.

          3-. Notas de autor en medio del texto: Las notas aclaratorias van al principio o al final del escrito, nunca y repito, nunca, en medio. Resulta molesto y nada serio encontrar a media lectura “(¿Acaso Mengano no es divino? ¡Odio a Fulana por estar con él! Ah por cierto, él se refería a la nota que le dejó en el primer capítulo)”. Si van a comentar, háganlo antes o después del escrito —o entre notas al terminar un capítulo y antes de comenzar otro, depende del caso— no durante o en medio.

               En esta categoría no entran las aclaraciones técnicas al pie de página. Por ejemplo, marcar con un asterisco o un número una frase dicha en otro idioma o contexto y aclararlo luego más o menos así: "Oh my God: Oh Dios mío/Oh mi Dios."

          4-. Formato script: El estilo guión que no es teatro. Un formato que casi nadie desea toparse. Hay gente que le gusta el teatro pero esta forma de escritura incumple con muchas reglas del mismo, volviéndolo inaceptable e inapreciable la mayoría del tiempo. Además de que suele confundir al lector por sólo dejar diálogos dispersos, los cuales cambian de escenario sin que nadie más que el escritor se entere.

        5-. Mary’s y Gary’s: Estos niños perfectos reciben el amor de sus creadores y el odio del noventa por ciento de sus lectores. Su excesiva perfección e insoportable centro de atención causa no más que rechazo general. Muchas veces la historia es buena y el personaje tiene características elaboradas y agradables pero la perfección, el poco realismo y el carácter plano del personaje se vuelven en su contra.

          6-. Emojis o emoticones: En una narración no se utilizan estos símbolos que no deberían salir de una conversación de chat o en línea. Disminuye drásticamente la credibilidad, seriedad y calidad del escrito. Tienen el mismo efecto devastador que las notas de autor en medio del texto. No los usen por favor, si creen que estos símbolos ayudan a explicar mejor alguna acción o diálogo, es que están cometiendo errores al narrar.

           7-. Rayita: Sabemos que para un buen escrito es necesario que sus personajes no sean planos, o podemos decirles también: vacíos y sin realismo alguno. Y que tampoco parezcan buscar perfección así como ser el foco de atención de todo su universo.

       La raya es un intento de englobar a todos los lectores, usualmente mujeres. Sin embargo, fracasa. Y sucede porque su modelo a seguir siempre es el mismo y no cuida tener un estándar para representar —por ejemplo: quiere ser la chica más colorida y extrovertida pero también la que siempre se viste de negro y prefiere estar tranquila— por lo que a muchos les disgusta por no utilizarse medianamente bien.

    Algunos otros grandes pecados que puede cometer un escritor o escritora:

           8-. Descripciones largas, aburridas, redundantes, innecesarias y hasta fastidiosas.
           9-. Descripciones cortísimas, incompletas, inentendibles e incluso confusas.
           10-. Uso excesivo y abusivo de los adjetivos.
           11-. Utilizar demasiado la coma o dejarla en el olvido.
           12-. El uso indiscriminado de los tres puntos y usarlos como si fueran comas y puntos.

    Esta lista no se hizo con el fin de ofender a nadie, sino como referencia a los errores que muchos hemos cometido o cometemos. La idea es que sepamos en qué fallamos y tratar de corregirlo.

    Si no querés perderte ni una sola de nuestras publicaciones te invito a suscribirte al blog y darle me gusta en nuestra página de Facebook.

    Nos leemos, queridos y queridas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario