viernes, agosto 28, 2015

Qué no escribir: Rayita

    Una de las formas que ha surgido en el mundo literario, y sobre todo en el lado de los fanfics o historias originales subidos a plataformas populares, es la "raya"; conocida como rayita o simplemente historias de "Equis y tú". Siempre representada como (____).

   Es algo bonito escribir sobre un personaje o celebridad, crear una aventura con ellos y que el lector sea el o la protagonista. Pero todo cambia cuando la grandísima mayoría de obras son básicamente la misma historia sin trama pero con distintos personajes planos, porque sí, son verdaderamente más planos que una tabla para planchar.

   Nunca he leído sobre rayita siendo varón y aunque muy posiblemente existan rayitas varones, para esta ocasión haré de cuenta que sólo hay rayitas féminas.

    Estas historias, como dije antes, no son malas en sí, no obstante reciclar la misma idea vana sí lo es. Además, los personajes también tienen que verse reales, con una personalidad, pensamientos y carácter propios y únicos. Cosa que rara vez sucede en estas historias.

    La rayita se distancia de los personajes perfectos porque, a diferencia de ellos, busca relacionarse con el lector o lectora, ya que es quien se supone el que protagoniza la historia.

    El problema con rayita es que sí tiende a querer ser perfecta y el foco de atención. Aunque de forma "humana" y realista; no lográndolo, cabe mencionar. ¿Cómo es eso? Pues he aquí algunas de las características de la famosa y no siempre amada rayita:

       •Tiene una vida "simple". Vive en una casa común, en un barrio común con vecinos comunes y una familia y amigos que rara vez destacan más de lo usual. Clase media, a veces clase media baja pero casi nunca es ricachona y siempre vive tranquila y comúnmente.

        •A pesar de su simple vida, rayita tiende a tener ciertos gustos extravagantes ¿y quién no? Ella es súper normal pero también demasiado única. Ama las chucherías pero no engorda como la mayoría lo hace teniendo esas dietas. Le encanta estar con amigas o mantenerse aislada, jamás en un punto intermedio. La música que le gusta es estrafalaria o es de lo común pero no siempre lo demuestra, jamás intermedio.

         •Ella le hace patrocinio a cierta marca de chocolate, porque lo ama y lo come todos los días; aunque su cutis, peso y salud nunca se ven afectados por ello.

     •En la mayoría de los casos nuestra pequeña rayis, porque siempre es adolescente, no trabaja y si tiene trabajo es uno que como máximo son dos horas en el trabajo y siempre encuentra la forma de divertirse y de que parezca un paraíso. Sin embargo sucede algo peculiar: Tiene mesada, semanal o quincenal o aunque no digan que posee esto ella siempre tiene dinero para comprar dulces, su chocolate y hasta ropa. Muy importante, su tiempo de compras es similar al del colegio: mucho tiempo.

       •Académicamente hablando tenemos dos opciones: Tiene notas que apenas le alcanzan para pasar el año o tiene notas promedio y casi siempre con una o dos materias que bien son su fuerte o su debilidad. Tanta variedad para tener notas pero no sale de esas opciones, usualmente.

      •Su vestuario siempre tiene el mismo diseño con las mismas marcas. Siempre. Tenis de la marca de la estrella y el que usan los skaters; faldas o pantalones, nunca ambos; y camisas un poco flojas del color de los tenis, tal vez con un logo de banda o diseño. Claro, pero se viste genial aunque sea lo primero que encontró en su armario.

        •Su poesía alcanza límites insospechados. Entra al baño y se pone poética, se queda dormida y le da por contar sus sueños poéticamente, describe a su amor platónico y lo hace poéticamente. Por ejemplo: "Entré a la bañera y sentí mi cuerpo ser embriagado por las deliciosas sales aromáticas. El agua era como caricias en mi piel y mi cabello flotaba cual espuma de mar..." ¿Quién hace eso en la vida real? Nadie. Pero rayita lo hace porque ella súper genial y se parece demasiado a la lectora o lector.

          •Cuando ama a un ídolo lo conoce sí o sí. Así es la rayita, tiene poderes mágicos porque su suerte es aplastante y nada común. Tanto así que no se conforma con que ese ídolo la siga en redes sociales o que lo conozca por su tremenda suerte. Ella vivirá una historia de amor llena de drama con esos ídolos que se pelean por su atención y amor humilde.

         •Cuando la violan tiene noventa y cinco por ciento de posibilidades de que el tipo sea guapo —padrastro sexy, hermanastro sexy, un artista sexy, un extraño sexy— y noventa y nueve por ciento de que a pesar de todo tenga un hermoso final feliz con su violador. Eso o tiene una habilidad única para enfrentar su desdicha de la manera más sabia posible.

        •La rayita parece una santa, porque sus errores son perdonados y tiene motivos para equivocarse, así que siempre será la víctima. Sin embargo, que el Cielo ampare al mejor amigo o amiga, al novio, a sus padres, tíos, abuelos y quien sea que se equivoque con ella y la traicione —aunque haya sido para protegerla—. Porque sí, siempre hay alguien que le entierra un machete por la espalda.

       •Sus lugares preferidos casi siempre son: la cafetería de los hipsters, el parque de diversiones o un parque cualquiera, el centro comercial y su lugar secreto para pensar y estar sola —el cual puede ser una azotea, una parte de un bosque, otro parque, etc.—. No digo que estos lugares tengan algo de malo sino que no los suelen usar sin verse cliché.

         •Su mejor amigo está súper enamorado de ella, si no es gay. Y si no, es que no tiene.

        •Si la rayis es ignorada por casi toda la población estudiantil de su institución, en el momento en que conoce a su ídolo o a su hombre prefecto ella será acosada hasta por las mujeres que la maltrataban. ¿Por qué? Buena pregunta, nadie lo sabe, sólo sucede.

         •Aunque esta muchachita tan común pero tan extravaganente sea virgen, la primera vez que tenga coito va a ser súper ágil y tendrá el mismo ímpetu que una experta en la materia.

        •Ella, nuestra exótica rayita, parece no tener personalidad definida; de hecho no la tiene. Es súper dramática, incluso cuando se tropieza con una pequeña piedra parece que tiene la misma seriedad que si se fuera a caer su avión en pleno vuelo. Porque ella trata de englobar toda personalidad posible. Puede ser desde la mujer más depresiva del mundo hasta la más alegre, jovial, simpática e incluso la clásica rarita que se enamora del popular o chico malo. Todo en una misma raya.

     Aunque no todas las rayitas presenten todas estas características la mayoría sí tienen varias. Y sé que hay grandes historias de este tipo, el problema es que, como he dicho antes, la mayoría deben pulirse mucho más para salir de los malos estereotipos de la rayita.

    Y ustedes, ¿tienen alguna otra característica de rayita que quieran compartir?

   Si no querés perderte ni una sola de nuestras publicaciones te invito a suscribirte al blog y darle me gusta a nuestra página de Facebook.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario