lunes, julio 13, 2015

Cómo escribir la fecha y hora

    El tema de cómo escribir la fecha y la hora es tan abundante como sencillo. Pero para entenderlo hay que detenerse y leer un poco sobre cada uno —hora y fecha— por separado.

La hora

    Es la indicación del momento en que sucede o se hace una cosa en relación con cada una de las veinticuatro partes en que se divide el día. Existen varios métodos para expresar la hora de forma escrita:

 1) Cuando se utilizan sólo los números del uno al doce y se añade, en caso de ser necesario, la indicación del tramo del día en el que se incluye la hora que se expresa: “de la mañana” (desde que sale el sol hasta el mediodía, o desde la medianoche hasta que amanece), “de la tarde” (desde el mediodía hasta que el sol se pone), “de la noche” (desde que anochece hasta la medianoche), “de la madrugada” (desde la medianoche hasta que amanece) y “mediodía” (para las doce de la mañana). Decir “doce de la tarde” está incorrecto, ya que esta expresión no debería usarse en lugar de “doce de la mañana”, “doce del día” o “doce del mediodía”.

   Para indicar las principales fracciones horarias se utilizan las expresiones “en punto”, “y cuarto”, “y media” y “menos cuarto”. Sin embargo, en algunos países americanos, en lugar de “menos cuarto” también se emplea “un cuarto para” o “faltando un cuarto”.

    Para evitar ambigüedades, deben emplearse, tras los números, las abreviaturas “a. m.” (del latín ante merídiem ‘antes del mediodía’) y “p. m.” (del latín post merídiem ‘después del mediodía’).

 2) Cuando se utilizan los números del cero (para representar las doce de la noche) al veintitrés, a cada hora del día le corresponde un número diferente y por lo tanto llega a ser una ventaja con respecto a especificaciones. Con frecuencia se prefiere utilizar las cifras en lugar de letras, y se utiliza especialmente en contextos en que se requiere la máxima precisión con el mínimo de elementos; por ejemplo: “El autobús saldrá a las 15:30 h del Parque Central”. Aunque claro, también existen excepciones, por ejemplo: “El avión arribó el 11 de julio del 2015, a las diecinueve y treinta horas.”

  3) La expresión de las horas, con respecto a utilizar números o letras, depende básicamente del tipo de texto de que se trate:

 3.a) En textos literarios y periodísticos, así como en cualquier otro tipo de texto en que la precisión horaria no es un elemento de especial relevancia, la hora se escribe preferentemente con letras. Aunque si fuera necesario, y ya que depende de contexto, entonces sí se podría escribir con números.

3.b) En horarios, convocatorias, actas, informes técnicos o científicos y cualquier otro tipo de texto en que la precisión en la indicación de la hora es un elemento relevante, se utilizan preferentemente las cifras.

   No es recomendable mezclar las letras y los números; por ejemplo, es mejor decir: “Ellos llegaron a las diez y media de la noche.” o “Ellos llegaron a las 10:30 p. m.” que “Ellos llegaron a las 10 y media de la noche”.

    En el uso de letras o cifras también predomina el hecho de que se trate de horas exactas o aproximadas. Cuando las horas se expresan con aproximaciones no suelen emplearse números, sino letras. Y se utilizan expresiones como “alrededor de”, “hacia”, “y pico”, “pasadas”, etc.… Cuando se trata de decir horas exactas, puede optarse por usar letras o números; siempre y cuando se tomen en cuenta las preferencias en función del texto vistas anteriormente.

  4) Cuando se utilizan n números hay que tomar en cuenta…:

 4.a) Al momento de separar las horas de los minutos puede elegirse entre el uso del punto o de los dos puntos; por ejemplo: “17.30” o “17:30”.

4.b) De manera opcional también puede emplearse después de los números el símbolo “h” (‘hora’) y que, como todos los símbolos, debe escribirse sin punto (excepto si se trata del punto que señala el fin de un enunciado).

   Es posible desglosar la mención de horas y minutos, e incluso segundos, utilizando para ello los símbolos correspondientes; por ejemplo: “Las compuertas fueron cerradas a las 17 h 36 min 28 s justo después de que se hubo emitido la alarma.” Aunque este desglose es más común cuando se quiere expresar no tanto el momento en que ocurre un hecho sino su duración; esto sucede especialmente en contextos científicos, deportivos y cualesquiera otros en que la precisión sea esencial.

4.c) Las horas en punto se expresan con dos ceros en el lugar que corresponde a los minutos. Pero pueden omitirse los dos ceros si después de la indicación de la hora se escribe el símbolo “h”; por ejemplo: “El partido se inició a las 13 h.”

4.d) Si se utilizan las abreviaturas “a. m.”, “m.” y “p. m.”, no debe usarse colocarse el símbolo “h”, por ser evidente que se trata de una referencia horaria.

La fecha
      
    Se trata de la indicación del día, mes y año en que sucede o se hace algo. El orden de mención de cada uno de estos elementos varía según distintos modelos de uso:

   1) En los países latinos se utiliza habitualmente el orden ascendente (día, mes, año). Entre el día y el mes, así como entre el mes y el año, se intercala la preposición de.

   1.a) En los países anglosajones el orden usual es mes, día, año. En este caso, no se utiliza preposición alguna entre el mes y el día.

 1.b) Las normas de la ISO (International Organization for Standardization ‘Organización Internacional de Normalización’) recomiendan el orden descendente; esto es: año, mes, día. Sin preposición alguna entre cada uno de los elementos. Por ejemplo: “1947 julio 7”. Este modelo sólo debe utilizarse en documentos de carácter científico o técnico de circulación internacional.

    2) Las fechas pueden escribirse enteramente con letras, con una combinación de letras y números o sólo con números:

  2.a) No es habitual escribir las fechas enteramente con letras. Es más común en documentos especialmente solemnes, escrituras públicas, actas notariales o cheques bancarios. Y dado el caso, el primer día del mes puede escribirse con el ordinal “primero” o con el cardinal “uno”.

 2.b) El sistema más común combina letras y números; el día y el año se escriben con números arábigos (1, 2, 3…) y el mes con letras y siempre con inicial minúscula; por ejemplo: “11 de agosto de 1932”. En documentos antiguos era frecuente escribir con números romanos, a veces en minúscula, la indicación de día y año. Sin embargo, en la actualidad sólo es común escribir los años con números romanos en los monumentos o placas conmemorativas, y siempre en mayúsculas.

2.c) Con mucha frecuencia, para abreviar, las fechas se escriben sólo con números y  separan el día, mes y año con guiones, barras o puntos y sin blancos de separación; por ejemplo: “13-7-15”; “13/VII/2015”; “13.7.15”.

     El año puede aparecer escrito con todas sus cifras o sólo con las dos últimas. Y el mes, en números arábigos o romanos. Cuando el número que indica el mes o el día es inferior a diez, se recomienda no anteponer un cero a la cifra simple, salvo que ello sea necesario por motivos técnicos —como en formularios informatizados— o de seguridad —para evitar alteraciones en la fecha en documentos bancarios o comerciales.

    3) En la expresión de las fechas se usan las preposiciones “a”, “en” y “de”.

 3.a) La preposición “a” se antepone siempre a la indicación del día, tanto de la semana como del mes; cuando introduce un complemento del verbo estar. Por ejemplo: “Estamos a lunes” (la pregunta que corresponde es: ¿A qué (día) estamos?). “Estamos a 28 de septiembre” (la pregunta que corresponde es: ¿A cuántos estamos?).

    Si se utiliza el verbo “ser” para expresar la fecha, debe hacerse sin preposición y con el verbo en tercera persona del singular. Por ejemplo: “Es lunes”; “Es 15 de julio” (la pregunta correspondiente es: ¿Qué día es hoy?).

  También se emplea la preposición “a” para indicar el día cuando este se menciona sin artículo y es complemento de un verbo expreso o sobreentendido; por ejemplo: “El gerente emitió la presente convocatoria a 15 de enero de 2015”. En el resto de los casos, la indicación del día va sin preposición y precedida de artículo; por ejemplo: “Marta fue citada para el lunes”; “Comenzó a trabajar el 24 de julio.”

3.b) La preposición “en” se utiliza para anteceder al mes o al año si este no va acompañado del mes. Por ejemplo: “Estamos en julio”; “Su hija nació en 1998”. Sin embargo, por arcaico, debe evitarse el uso de “en” inmediatamente delante del día del mes; por ejemplo: en vez de decir “el incidente ocurrió en 23 de agosto” debería quedar “el incidente ocurrió el 23 de agosto”.

 3.c) La preposición “de” se emplea entre la mención del día y el mes, y entre la del mes y el año. También se usa la preposición “de” cuando se antepone al nombre del mes la palabra mes, como cuando decimos “el mes de…”. No es necesaria esta preposición si se antes del número del año se coloca la palabra “año”; aunque en estilo literario o formal se coloca en ciertas ocasiones.

   4) Con respecto al artículo “el” (y por ende, de la contracción del) delante de la expresión de los años, hay que tomar en cuenta…:

 4.a) Del año uno al mil cien es usual el empleo de este artículo, —aunque siempre habrán excepciones.

 4.b) Del año mil cien uno a mil novecientos noventainueve el uso sin artículo es mayor. Aunque claro, también habrá documentos escritos donde esto no se aplique. Si se menciona abreviadamente el año —es decir, suprimiendo los dos primeros dígitos— es obligatorio el empleo del artículo “el”; por ejemplo: “ella nació en el 78.”

  4.c) A partir del año dos mil la novedad que supuso el cambio de millar explica la tendencia mayoritaria inicial al uso de este artículo. Sin embargo, en la datación de cartas y documentos no son tan marcadas las fluctuaciones antes señaladas y se prefiere, desde la Edad Media, el uso sin artículo. Por ello se recomienda mantener este uso en la datación de cartas y documentos del año dos mil y sucesivos. Aunque, en estos casos, esta recomendación no implica que se considere incorrecto el uso del artículo. Claro, si se menciona expresamente la palabra “año” resulta obligatorio anteponer el artículo.

   5) Los años anteriores o inmediatamente posteriores al nacimiento de Jesucristo se acompañan de las abreviaturas “a. de J. C.”, “a. de C.”, “a. J. C.” o “a. C.” (‘Antes de Jesucristo’) y “d. de J. C.”, “d. de C.”, “d. J. C.” o “d. C.” (‘Después de Jesucristo’). No deben expresarse los años anteriores a Cristo mediante la colocación de un signo menos delante del año.

   6) En la datación de cartas y documentos es frecuente que, antes de la fecha, se mencione también el lugar en que se escriben. En estos casos, se pone coma entre el lugar y la fecha. También se escribe coma entre el nombre del día de la semana y la indicación del día, mes y año; por ejemplo: “Hoy es lunes, 13 de julio de 2015."

  7) Cuando se trata de fechas es incorrecto escribir con punto la expresión numérica de los años; por ejemplo: está mal “1.998” o “2.013”, lo correcto sería “1998” o “2013”.

      Esto ha sido todo por ahora, espero que esta información haya podido ser de gran ayuda para ustedes. Si desean aportar algo es bienvenido.

          Información apoyada en:
[FECHA] Diccionario panhispánico de dudas; Real Academia Española (2005)
[HORA2] Diccionario panhispánico de dudas; Real Academia Española (2005)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario