lunes, julio 13, 2015

Cómo escoger un nombre para tus personajes

    Si se trata de nombrar a los personajes para un cuento, novela, teatro o incluso un poema siempre hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1) Nacionalidad: Este factor es sumamente importante, en especial porque le da un lugar de procedencia a los personajes real y no uno al azar. Porque, es como si hiciéramos a una mujer donde sus raíces desde hace varias generaciones es latina pero se llama “Yekaterina Robertson” ¿Por qué un nombre ruso y un apellido inglés/estadounidense si ella es latina? Si sus padres son, o por lo menos uno de ellos, de origen latino ¿por qué la niña tiene un nombre tan extravagante y apellidos que no corresponden a los de los padres?

      Las excusas de “los padres conocieron a X persona que fue de gran influencia” o “es que la madre siempre soñó que su hija tuviera un nombre así” no son válidas, usualmente; en tales casos hay que tener cuidado y darle un buen porqué. Así que es recomendable que los personajes sean nombrados de acuerdo al lugar al cual pertenecen y de no ser así que el motivo tenga peso.

   2) Época, tiempo histórico: Este elemento toma importancia porque, al igual que las nacionalidades, el tiempo diferencia mucho las costumbres y por lo tanto, los nombres. Un nombre y apellidos de acuerdo a la época en que vivan los personajes influyen mucho de dónde son parte y de dónde vienen.

       Por ejemplo, nuestro personaje vive alrededor de la época precolombina y colombina en América. Se trata de una curandera indígena. Su nombre no podría ser algo como “María del Carmen Gonzáles” ¿o sí? No concuerda y parece muy desubicado dado al origen de la mujer y la época en la que vive; un nombre como “Itzanami” que significa “novia de un brujo de agua” calzaría más con ella.

      Claro, si queremos que destaquen por algún motivo en específico entonces podría variar el tipo de nombre, lo importante es que tenga concordancia lógica.

   3) Un sentido, una intencionalidad o un porqué: Los nombres aportan mucho para saber cómo puede ser el personaje; por ejemplo, cuando escuchamos “Tiffany” en una película o novela ¿qué imaginamos? Una joven, usualmente rubia, con un cuerpo saludable y en forma, muy coqueta y refinada. O si el muchacho se llama “Brath” o “Kevin” muy posiblemente sea el típico chico rebelde, un problemático o el malvado ex de Tiffany. Es frecuente, ¿no?

       A veces no debemos guiarnos por lo bonito del nombre, o porque nos guste mucho. Hay que ser conscientes de que el nombre forma parte de la identidad del personaje. Tomen en cuenta su personalidad y cualidades así como su papel en la historia.

        3.a) La historia y los personajes como un conjunto: También es importante ver cuál es el significado así como el tema de la historia. A veces olvidamos combinar los dos elementos: historia y personajes. Ellos viven en ese mundo, y posiblemente lo que les suceda o lo que signifique la trama pueda denotarse con el nombre de ellos. Por ejemplo, si nuestra historia es sobre un descendiente de algún wicca o pueblo celta un nombre interesante podría ser “Arturo”, o su versión inglesa "Arthur", que significa “alto, noble; centinela de la Osa Mayor”.

        3.b) Nombres diferentes para personajes diferentes: No es recomendable que los personajes posean nombres muy similares, a menos que sea muy necesario. Además, es aconsejable que los nombres de los protagonistas no posean la misma inicial o terminación. Digamos, un personaje cuyo nombre sea “Alan” y su primo o amigo se llame “Adam”. El lector y hasta el mismo autor se confundirá.

   4) Padres y su estado social: Los padres son usualmente quienes colocan el nombre a sus hijos. Ellos quieren que encajen en la sociedad pero que tampoco se confunda con facilidad. Existen excepciones, claro, y posiblemente el nombre no sea el más común, pero no sucede siempre y con todo el mundo en un mismo cuento.

   5) Listas y diccionarios: Para obtener ideas no tengan miedo en buscar en diccionarios de nombres, páginas para padres que esperan un bebé o incluso la guía telefónica.

         Una idea es tener una lista con nombres y apellidos —etiquetados por femenino, masculino, unisex, origen y significado—. Esa lista tendrá sólo nombres que nos gusten y que nos encantaría usar en algún personaje.


        Esto es todo por el momento, espero que estos consejos les ayuden a escoger un buen nombre para sus personajes.

      Si te ha gustado esto y no deseás perderte ni una sola de nuestras publicaciones suscribíte al blog y dale me gusta a nuestra página de Facebook.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario